domingo, 23 de noviembre de 2008

Obras Saint-Saëns


El año pasado, mi profesora de clarinete organizó una master class y en ella, una chica tocó el primer movimiento de la Sonata para clarinete y piano (Op.167) de Camille Saint-Saëns (os la recomiendo, jeje). A mi me gusto mucho y me llamó la atención. A partir de aquí fue cuando busque información de este compositor.

Y este año para Halloween, mi profesor, en el conjunto de Clarinetes nos trajo la adaptación de la danza macabra (op.40) de Saint-Saëns para el conjunto. Era un poco difícil, pero divertida de tocar. Busqué información sobre la canción y la verdad es que no sabia de que iba hasta encontré esto:
Cuenta una historia que, al dar la media noche, la Muerte tiene el poder de aparecerse en los cementerios. Allí toca una danza en su violín y llama a los muertos, que salen de sus tumbas para bailar hasta el amanecer.
A través de los siglos se han creado diversas formas de la tradición de la danza macabra (macabro quiere decir relativo a la muerte). Por ejemplo, en la Edad Media era un recordatorio de que todos vamos a morir, pues para esto no hay distinción entre los hombres. Así, la Muerte se aparece a ricos y pobres, a jóvenes y viejos, a hombres y mujeres. A pesar de que no quieren seguirla, todos van tras ella en una danza que los lleva a la tumba. La enseñanza es que debemos recordar siempre que la vida es corta y que tenemos nuestro final asegurado, por lo que hay que vivir del lado del bien.
El hombre ha representado la danza macabra en distintas artes; la pintura ha sido una de ellas. Después de las grandes epidemias de Peste Negra del siglo XVI, que mataron a una tercera parte de la población europea, en los siglos XV y XVI se hicieron muchas pinturas y grabados de la danza de la muerte; las primeras se pintaban en los muros y los segundos se imprimieron directamente en libros. En muchos de los casos, las pinturas tenían textos asociados.
En la barda del Claustro de los Inocentes, recinto de París que estaba junto a un cementerio, entre 1424 y 1425 se pintó la danza macabra más antigua que conocemos (en francés, “danza macabra” se dice danse macabre). En esta pintura, los personajes que siguen a la Muerte son de lo más diverso: desde un papa, un rey, un obispo y un doctor, hasta un mercader, un monje, un campesino y un niño. Esta danse macabre fue destruida en 1669; afortunadamente en 1485 se había impreso un libro con imágenes muy similares a las de la pintura del Claustro de los Inocentes. Se conserva un ejemplar de la edición de 1485 en la Biblioteca de Grenoble. Esta pintura tenía un texto asociado, que se preservó en dos manuscritos que ahora están en la Biblioteca Nacional de París. Aunque no se sabe el nombre del pintor, el texto se atribuye al escritor Jean Gerson.
Camille se interesó en la tradición de la danza macabra: tomando como base un poema referente a ella de Henri Cazalis (1840-1909), escribió una canción para voz y piano. Un par de años más tarde, basado en el mismo texto, Camille compuso un poema sinfónico con el título de Danza macabra, Op. 40. Un poema sinfónico es una pieza de música orquestal basada en un “programa”, es decir, en un escrito que se da al público antes de escuchar la obra.
La primera vez que se tocó esta obra de Saint-Saëns, en 1875, no tuvo mucho éxito. El público se escandalizó por los efectos sonoros de la obra, pues resultaban demasiado novedosos para la época. Cuenta la historia que el estrépito que hizo el público de París tras la primera presentación de la Danza macabra causó que la madre del compositor se desmayara. Franz Liszt, amigo de Camille, defendió la obra a tal punto que escribió una versión para piano solo.
En nuestros días, junto al Carnaval de los animales, la Danza macabra es una de las obras más populares de Camille Saint-Saëns. Es interesante saber que estas dos obras tienen música en común: en la sección llamada “Fósiles” del Carnaval de los animales, el compositor utiliza una melodía casi idéntica a una parte de la Danza macabra y en ambos casos utiliza el xilófono para representar el sonido de los huesos.

En este enlace se puede escuchar la Danza macabra y otras obras.


En este otro se puede leer la historia de lo que se oye.

3 comentarios:

Laura dijo...

Hola sonia!
Caram caram, no sabia jo que tenies un blog... i de música! ja em veuras per aqui sovint, em penso fer pesada.
No conec gaire l'obra de saint-saëns, la veritat es que no es un dels meus preferits, jeje, jo soc mes classica, pero trobo molt interessant l'explicació sobre la dança macabra, molt be noia! Un blog fantastic.
Fins la propera, una abraçada.
Elvira.

Meninheira dijo...

Hola Sonia :)

Acabo de encontrar tu blog gracias a un pajarito ;)

Con tu permiso te apunto en mi lista.
http://dalleuncolinho.blogspot.com/2008/08/ligazns-sobre-escola-na-casa.html

Un besito *

Laura dijo...

Hola Sònia! ( aquest cop soc la Laura de veritat, jejeje =D )

Tu, cuantes entrades, si continues aixi abiat en tindras mes de publicades que jo...jejejje

Ara no puc escoltar lo de ll'enllaç, pero d'aqui a poc em posaran ADSL i el podre obrir i escoltar...Que be!

Molts petons guapa!